Cambalache

El otro día viendo un capítulo de una serie de TV, escuché una canción, un tango en concreto, muy famosa en tiempos, interpretada por Carlos Gardel y compuesta en 1934 por Enrique Santos Discépolo; su título: “Cambalache”. Posteriormente busqué la canción en Internet y al escucharla de nuevo me fijé en su letra y quede impresionado por la misma.

Transcribo algunos de los párrafos de dicha canción: “Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso o estafador. Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor. No hay aplazados ni escalafón, los inmorales nos han igualado” o esta otra perla: ”El que no llora no mama y el que no afana es un gil. Dale no más,dale que va, que allá  en el horno nos vamos a encontrar. No pienses más, siéntate a un lado, que a nadie importa si naciste honrado, que es lo mismo el que trabaja noche y día como un buey, que el que vive de los otros, el que mata o el que cura o está fuera de la ley”. El resto de la canción es por el estilo y no tiene desperdicio se lo aseguro.

Apliquemos esta letra a la corrupción política de nuestros días y tendremos que el señor Santos Discépolo fue un auténtico visionario. Enhorabuena.

Hay 1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *